Categorías
Sin categoría

Ayudar a alguien con depresión: Aprende cómo

Más que un estado mental los sentimientos depresivos son una enfermedad que de no ser atendida de manera adecuada puede llevar a quienes la padecen a cometer actos suicidas; por eso ayudar a alguien con depresión es un acto que nos convierte en verdaderos salvadores, pues estamos tendiendo la mano a una persona propensa a terminar con su vida en cualquier momento. 

A diferencia de lo que se piensa esta no se presenta en el mismo modo o intensidad que las tristezas experimentadas por las personas promedio; es un sufrimiento sumamente penoso, tan terrible que muchos sostienen preferir cualquier enfermedad de manifestaciones clínicas a nivel físico que esta situación psicológica. 

5 Consejos para ayudar a alguien con depresión

1 No pedir explicaciones o razones

Si quieres ayudar a alguien con depresión lo menos que debes hacer es pedirle explicaciones lógicas o razonables sobre la causa de su sufrimiento; porque simplemente no te las puede dar, ni a ti y ni siquiera a sí mismos.

Ayudar a alguien con depresión: Aprende todo lo que necesitas

Exigirles razones del padecimiento sólo aumentará su condición ya que sentirán no ser comprendidos y surgen pensamientos sobre que se han convertido en una carga o motivo de disgusto para los demás. 

2 Respeta las decisiones del depresivo, aún cuando no las consideres correctas

No se trata de que dejes que termine con su vida en cualquier momento, sino de respetar sus momentos de silencio, de llanto y de aislamiento. No lo obligues a tener que socializar o a tener que mostrarse “más alegre” puesto que lo único que conseguirás es que sienta que nadie de su entorno se percata de lo que está sufrimiento. 

3 No te contagies de su estado anímico

Cuando intentes ayudar a alguien con depresión recuerda que debes ser un apoyo y no terminar convirtiéndote en un compañero de lágrimas.

Sabemos que la impotencia o frustración de no poder ayudar más de lo que queremos nos hace sentir tristes o desconsolados; pero sí caemos en ese estado mental también solo empeoramos la situación del enfermo pues se sentirá responsable de nuestro estado de ánimo. 

4 Evita el típico consejo de que “ponga de su parte”

La depresión no es una opción, nadie elige padecerla, por eso aconsejar al enfermo a que ponga de su parte, a que se anime o que se divierta es algo poco sabio. 

No creas que es su decisión sentirse de ese modo o ignorar las indicaciones que los otros les dan; simplemente su mente no es capaz de ver más allá de ese túnel oscuro donde se encuentra perdida.

5 Busca ayuda profesional

En la mayoría de los casos la depresión no desaparece de manera espontánea, por eso para erradicarla es necesaria la intervención un profesional en escena. 

Lo más recomendable es que no le ofrezca la terapia de forma imponente; más bien convencele de que es algo que necesita y que lo ayudará a salir del estado en el que se encuentra. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *