Categorías
Sin categoría

Zona de confort: ¿De verdad quieres salir de ella?

La mente es muy poderosa, es capaz de crear espacios virtuales para que nuestro inconsciente se aloje cuando lo necesite y pueda mantenerse allí por el tiempo que lo requiera. Tal es el caso de la zona de confort, esa porción de nuestra imaginación que el cerebro ha creado con el fin de que pasemos la mayoría de nuestras vidas allí sin correr riesgos y terminar teniendo episodios de ansiedad. 

Este espacio personal está compuesto por una serie de estrategias que la mente se dispuso a crear para realizar nuestras actividades cotidianas con la ausencia de emociones negativas, logrando de esta manera estar cómodos refugiados en un entorno conocido. 

¿Como saber si estas en tu zona de confort?

Estar en este estado mental no es nada malo o mal visto por la sociedad, pues la zona de confort de cierto modo nos ayuda a mantener nuestro estado emocional en completo bienestar.

Zona de confort: ¿De verdad quieres salir de ella?

No obstante ese ambiente donde nos sentimos seguros, que ya conocemos y podemos mantener el control de lo que sucede o hacemos muchas veces es la barrera limitante que se nos interpone entre el éxito que pretendemos alcanzar. 

Para darte cuenta de que el espacio mental y físico donde desarrollas tus actividades diarias es tu zona de confort puedes analizar si vives o tienes algunas de las siguientes situaciones:

  • No te sientes a gusto hablando o teniendo algún contacto con personas que desconoces. 
  • Vives inmerso en la misma rutina diariamente, evitando a toda costa la toma de riesgos. 
  • No logras alcanzar la satisfacción personal o alcanzar las metas propuestas. 
  • El miedo a lo desconocido está presente todo el tiempo especialmente a la hora de tomar decisiones. 

¿Por qué y cómo salir de la zona de confort? 

Seguramente necesitas razones realmente valiosas para poder salir de un estado donde te sientes seguro e ir a deambular por caminos que te provocan temor; pues entonces te damos la principal de ellas: hacerlo es sinónimo de crecimiento personal. 

Fuera de la zona de confort puedes retarte a ti mismo y sobrepasar los límites personales que te has impuesto para encontrar tu verdadero destino; sin embargo salir de ella en solitario no es fácil lo más recomendable es acudir a la consulta de un terapeuta y pedir ayuda. 

Mientras tanto puedes empezar por plantarle la cara al miedo, minimizando su proporción y destruyendo aquellas barreras que te has encargado de construir entre tus metas; atrévete a probar cosas nuevas y deja de lado la rutina. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *